Tarta de manzana

7

Teníamos muchas ganas de traeros este clásico de la repostería, una tarta que es la favorita de muchos por su elegancia y su versatilidad, ya que puede servir como postre, acompañamiento de un té, un café o cualquier otro momento en el que queramos ser golosos.

La versión que os traemos hoy es una tartaleta que rellenaremos con una compota de manzana y cubriremos con unas finas láminas de manzana para darle el toque elegante que esta tarta merece. Si queréis endulzar vuestros menús con más postres podéis acceder a recetas dulces y originales en el curso de cocina creativa de Albert Adrià.

Curso de cocina con sentido con Albert Adrià

INGREDIENTES

Masa quebrada

  • 200g harina 
  • 100g de mantequilla pomada
  • 20g de azúcar glas
  • 60g de huevo
  • 10g de agua
  • 1 pizca de sal

Compota de manzana

  • 4 manzanans reineta
  • 100g de azúcar 
  • 30g de mantequilla
  • ½ vaina de vainilla

Decoración

  • 3 o 4 manzanas golden
  • Mantequilla en dados pequeños
  • Azúcar blanco
Accede a nuestra cocina en vivo

MATERIAL

  • Molde (20cm de diámetro y 2cm de alto)
  • Papel sulfurizado, aluminio o film (que pueda usarse en el horno)
  • Batidora eléctrica o robot de cocina (opcional)
  • Mandolina

ELABORACIÓN

Para la masa quebrada

  1. Debemos tener la mantequilla pomada (a temperatura ambiente: ni derretida ni dura, que se pueda untar).
  2. Si usamos una batidora eléctrica o robot deberemos usar el escudo en lugar de la varilla, introduciendo todos los ingredientes al mismo tiempo y batiendo hasta conseguir una masa homogénea.
  3. Si lo hacemos a mano con una espátula, juntaremos primero el huevo y el agua con la mantequilla. Una vez haya quedado una mezcla homogénea, incorporaremos la harina, el azúcar glas y la sal poco a poco, procurando que se mezcle todo bien. El resultado debe ser el mismo.
  4. Una vez hayamos conseguido una masa homogénea, la terminaremos de trabajar con las manos en la encimera, aplastando bien para terminar de integrar la mantequilla.
  5. La dejamos reposar un par de horas en el frigorífico.
Tarta de manzana

Para la compota de manzana

  1. Pelamos, retiramos el corazón y cortamos las manzanas en dados de 1x1cm aproximadamente.
  2. Ponemos la manzana con la mantequilla, la vainilla (solo los granos) y la mitad del azúcar en una cacerola a fuego bajo. Cuando haya sudado un poco, echamos el resto del azúcar (si necesita un poco de agua podemos incorporarla)
  3. Cocinamos la manzana hasta conseguir una textura de compota, pero que los trozos de manzana conserven la forma.
  4. Reservamos.

Horneado

  1. Una vez haya reposado la masa, la estiramos hasta conseguir una lámina de 1 a 3 mm de grosor.
  2. Preparamos el molde untando los bordes con mantequilla, para que no se nos pegue la masa. Si usamos el aro típico para tartaletas, lo pondremos directamente en la bandeja de horno con papel sulfurizado en la base.
  3. Ponemos la masa encima y rellenamos bien el molde, procurando cubrir todo el contorno. Cortamos el excedente de masa (lo bueno de esta masa es que podemos volver a usarla simplemente volviendo a amasarla).
  4. Pinchamos la base de la masa con un tenedor y cubrimos con papel sulfurizado, de aluminio o film y rellenamos con arroz (esto hará que se hornee pero no coja color y se nos llegue a quemar, además de asegurarnos una base lisa para nuestra tarta).
  5. Horneamos a 160ºC por unos 15min.
  6. Una vez horneada, la sacamos y retiramos el papel con el arroz.
  7. Rellenamos con la compota de manzana.
  8. Laminamos las manzanas golden peladas y sin corazón con la ayuda de una mandolina o a mano con un grosor de 1mm aproximadamente.
  9. Disponemos las láminas de manzana de forma circular cubriendo toda la superficie de la tarta.
  10. Espolvoreamos con el azúcar blanco y colocamos unos cuantos dados repartidos por la manzana laminada.
  11. Horneamos por unos 20 minutos a la misma temperatura.
Tarta de manzana

Finalización

  1. Para terminar, antes de que se enfríe y para que nos dure más tiempo en el frigorífico, podremos cubrir las láminas de manzana con un glaseado brillo (que podemos encontrar en supermercados) o bien con un jarabe de azúcar y agua.
  2. Dejamos reposar por unos minutos hasta que esté a temperatura ambiente, desmoldamos y conservamos en la nevera.

Esperamos con esta receta haberos hecho feliz a todos los amantes de la tarta de manzana, para que podáis disfrutarla en cualquier momento del día.

Algo destacable de esta tarta es su durabilidad, ya que si la mantenemos en la nevera y bien aislada nos podrá llegar a durar hasta una semana o la podremos congelar, ya que mantiene perfectamente la calidad una vez la descongelamos.

Entra ya en Talent Class

Deja una respuesta

Close
Talent Class © Copyright 2021.
Close