¿Cómo ser crítico gastronómico?

43

Una de las profesiones más valoradas y soñadas es la de crítico gastronómico. ¿A quién no le gustaría poder probar comida de los mejores restaurantes gratis? Además, en estos momentos con el crecimiento del interés por la gastronomía es una profesión que está en auge. Pero no es oro todo lo que reluce, y en este post vamos a contaros en qué consiste realmente ser crítico de cocina y qué requisitos necesitas para ello.

¿Qué es un crítico gastronómico?

Un crítico culinario no es solo la persona que prueba platos y da su opinión. Ser crítico gastronómico supone tener grandes conocimientos culinarios, comunicativos y ser una persona muy objetivo. Para dar una buena o una mala crítica de un restaurante hay que tener en cuenta muchos aspectos, la atención al cliente, la estética del restaurante, la presentación de los platos, la calidad de los productos y, como no, el sabor.

Requisitos para ser un buen crítico gastronómico

Aunque a priori suene genial, ser un buen un crítico gastronómico no es tan fácil como probar comida de los restaurantes que más te gusten. Un buen crítico tiene que probar comida que no le gusta, ir a restaurantes mal gestionados e incluso sucios o hacer frente a dos menús degustación seguidos sin tener hambre. Además, los críticos de cocina tienen que viajar mucho y esto supone un gran esfuerzo físico y también, mucha fuerza de voluntad y mental.

Como veréis, ser crítico gastronómico no es tarea fácil, y estos son los requisitos que hay que cumplir:

  1. Probar todo, aunque no te guste. El haber probado todo te dará un mejor criterio para distinguir entre lo bueno, lo malo y lo muy bueno o muy malo
  2. Visita, prueba y entrena mucho el paladar antes de escribir una crítica. Hay que saber mucho y tener un criterio bueno, serio y de calidad para poder opinar.
  3. Saber dar la opinión de buenas formas. Los críticos gastronómicos se encuentran con chefs de todo tipo y hay mucha gente que no sabe aceptar una crítica o un consejo. Por ello, cuanto mejor y más «dulcemente» expreses el descontento con el restaurante, la atención o la comida, menos enemigos ganarás.
  4. Conocer el protocolo y las normas básicas
  5. Saber cocinar es, casi, imprescindible. Cocinar y conocer la materia prima ayudará a que valores el producto y la cocina de los sitios a los que vayas a probar. Además, el hecho de ser un cocinitas te dará seguridad a la hora de juzgar a chefs profesionales y te ayudará a hacerlo con más sentido y criterio. Así que, si tu sueño es ser crítico, te animamos a aprender a cocinar con los mejores chefs del mundo en Talent Class.
Close
Talent Class © Copyright 2021.
Close